• 13-FEB-2014

  • SOURCE: Guggenheim Bilbao

Ernesto Neto: el cuerpo que me lleva -- Opening Today - New Video Available

• Una retrospectiva única dedicada a la obra del artista brasileño Ernesto Neto, uno de los creadores más influyentes de su generación
• Concebida en estrecha colaboración con el artista, la exposición recoge una amplia selección de sus obras desde los noventa hasta la actualidad, así como otros trabajos creados específicamente para los espacios del Museo
• Un recorrido multisensorial e interactivo que se inicia en el Atrio del Museo y prosigue en los espacios de la segunda planta y en el que el visitante se convierte en parte de la obra

El Museo Guggenheim Bilbao presenta Ernesto Neto: el cuerpo que me lleva , una retrospectiva única dedicada a la obra de Ernesto Neto (Río de Janeiro, 1964), uno de los artistas más sobresalientes de Brasil, famoso internacionalmente por sus esculturas orgánicas, a menudo de dimensiones colosales, como la enorme instalación El cuerpo que cae [Le corps] femenino (de Leviatán Thot ) [O corpo que cai (Le corps) fêmea (de Léviathan Thot )]. 2006.

La exposición, que cuenta con el patrocinio de Iberdrola, reúne una selección de más de cincuenta obras creadas desde los noventa hasta la actualidad, algunas de las cuales se han reconfigurado específicamente para adaptarse a los singulares espacios arquitectónicos del Museo. Otras han sido creadas expresamente por el artista para su exhibición en Bilbao.

A lo largo de cerca de treinta años de producción, Neto ha acumulado un inmenso inventario de trabajos, desde delicados dibujos hasta instalaciones de grandes dimensiones. Son obras creadas para atravesarlas, habitarlas, sentirlas e incluso olerlas, con la intención de que el espectador pueda interactuar con ellas, experimentando su propio cuerpo y sus sentidos, sin perder de vista que, al mismo tiempo, son, como el cuerpo humano, frágiles y delicadas.

Un recorrido único por el universo mágico de este artista que se inicia en el Atrio y continúa a lo largo de la segunda planta del Museo, sumergiendo al visitante en un juego de estímulos sensoriales y sugerencias visuales, táctiles y olfativas, que le invitan a escaparse de lo cotidiano y a experimentar con todos sus sentidos cada una de las piezas. Como Ernesto Neto afirma, una exposición es un lugar para la poesía: "Todo el tiempo recibimos información, pero quiero que aquí se deje de pensar. Refugiarse en el arte. Pienso que no pensar es bueno, es respirar directamente de la vida"

Neto transforma la experiencia del arte en un evento multisensorial e interactivo que nos invita a conectarnos con nuestras sensaciones. Concebida en estrecha colaboración con el artista brasileño, nunca antes las formas onduladas y orgánicas de la arquitectura de Gehry se habían fundido tan estrechamente con un trabajo en el que subyace, de forma permanente, el concepto de "naturaleza como maestra del arte". "Es de la naturaleza de la que aprendemos, no cabe ninguna duda al respecto. En ella se encuentra y se resume todo. Estoy seguro de que algún día viviremos en plena armonía con el mundo natural", afirma Ernesto Neto.

Dividida en seis secciones (¿Por qué vas de nuevo a Roma?, Es la vida , La casa de los sueños, Dulce borde, Que no te asuste el caos y Vendo caramelos ) que se distribuyen a lo largo de nueve espacios del Museo (alguna sección ocupa más de un espacio), la muestra introduce al espectador en algunas zonas de inestabilidad, para regalarle después momentos de sosiego y de reconciliación con su ser. Un viaje mágico a través de túneles por los que vagar, superficies en las que hundir el cuerpo, figuras prominentes a las que abrazar y entornos fantásticos para oler y sentir.